1860 veces visto

Aportes a la sostenibilidad en la caficultura

70 fincas cafeteras del Quindío obtienen nuevamente la certificación Rainforest

  • Las fincas certificadas tienen el beneficio de obtener sobreprecios en la venta de su café.
  • En el 2022, cinco fincas ingresaron a este grupo que le apuesta a la sostenibilidad y a mantener una relación amigable con el medio ambiente.

Armenia, marzo 11 de 2022 – 70 fincas cafeteras ubicadas en 11 municipios del departamento, ratificaron su certificación Rainforest, resultado de la aplicación de buenas prácticas agrícolas en el beneficio húmedo y seco, así como en el almacenamiento del café; buen manejo de registros de las labores en campo; cuidado del medio ambiente a través de, entre otros, una adecuada disposición de las aguas mieles del café y las aguas residuales de sus viviendas.

“Estos caficultores hacen un gran esfuerzo para mantener todo en orden en sus empresas cafeteras, por lo cual, al contar con esta certificación, tienen la oportunidad de vender su producto con sobreprecios en la Cooperativa de Caficultores del Quindío”, indicó Luis Fernando Marín Tabares, coordinador del Programa de Cafés Especiales en el Comité de Cafeteros del Quindío.

El grupo de fincas Rainforest, que en 2021 se fusionó con la certificación UTZ Certified, inició en el año 2007 y se ha consolidado para suministrar café a clientes nacionales e internacionales que valoran la sostenibilidad en la caficultura y retribuyen este compromiso pagando más por el producto.

“La empresa Naturacert visita cada año el grupo de fincas certificadas, si se presentan actividades de mejora se establece un plan de acción con el acompañamiento respectivo, para ajustar lo necesario y ratificar así la certificación”, agregó el ingeniero Marín Tabares.

El director ejecutivo del Comité de Cafeteros del Quindío, José Martín Vásquez Arenas, invitó a los caficultores quindianos a vincularse a este grupo de fincas certificadas, ya que cada vez más los compradores demandan un café que sea el producto de una caficultura sostenible y amigable con el medio ambiente. Destacó, el directivo, que además del incentivo económico que se obtiene en la venta del café, implementando estas buenas prácticas se puede mejorar considerablemente la calidad, administrar mejor las fincas cafeteras y contar con procesos más organizados y controlados.